Sri Lanka y concretamente Colombo, fue la primera parada en nuestro viaje de un año en Asia. Era también la primera vez que poníamos los pies en este continente y ya nos habían avisado que los primeros días iban a ser un poco impactantes.

Pero también nos habían dicho que Sri Lanka era mucho más llevadero que India para principiantes y que te podías adaptar fácilmente al primer choque cultural. Esta fue una de las razones por las que decidimos empezar por este país. ¡Os lo recomendamos 100% si vosotros también sois novatos! Y si queréis un poco de info general de Sri Lanka podéis echarle un vistazo a éste articulo

Nosotros nos dimos cuenta que estábamos en otro continente cuando subimos al avión en Muscat, ya que se contaban con los dedos de una mano los pasajeros occidentales. Pero sobre todo cuando nos dieron el snack en el vuelo. Unas ricas patatillas naranja fosforito (bastante picantes), que nos dieron la bienvenida con la primera diarrea del viaje (¡No podía faltar!).

¡Aterrizamos! Nuestra primera impresión

Si tuviéramos que describirlo con una palabra sería…INTENSO.

Nada más recoger la maleta, sacar las primeras rupias en uno de los cajeros de la terminal y salir de la zona de pasajeros, una decena de hombres se lanzaron a por nosotros casi sin darnos cuenta y gritando al unísono « ¡Taxi¡Taxi! ». Los más atrevidos te tiraban del brazo mientras los tímidos solamente te miraban cual felino acechando a su presa antes de cazarla. ¡Un momentazo!

Entre los gritos, el sofoco y las mochilas, estábamos un poco desconcertados… ¡Qué agobio! ¡Qué calor! Nos miramos e intentamos salir como pudimos de aquel barullo de gente. Lo conseguimos y fuimos en busca del bus para llegar al centro de Colombo, donde teníamos reservado un par de noches en AirBnb.

Colombo es la capital de Sri Lanka y su población es al menos seis veces mayor que la de Kandy, la segunda ciudad más habitada del país, así que con diferencia, es el lugar donde más se siente el caos en toda la isla.

Mucha gente, pero cada uno en su sitio… (En el barrio de Pettah)
Mucha gente, pero cada uno en su sitio… (En el barrio de Pettah)

¿Cómo ir desde el aeropuerto hasta Colombo?

El aeropuerto principal de Sri Lanka (Bandaranaike International Airport), se encuentra muy cerca de Negombo y a un poco más de media hora de la capital, Colombo.

Nada más cruzar la carretera al salir del aeropuerto te encontrarás con dos tipos de buses, los locales y los turísticos. Los segundos tienen aire acondicionado normalmente y pagas el triple del precio local.
Desde el aeropuerto hasta Colombo hay buses locales express, que son directos y los “normales” que hacen la ruta del bacalao, parando por todos los pueblos que encuentran a su paso.

Muchos paisanos te la intentaran colar con que ya no hay ningún bus a Colombo, o que solo son los buses turísticos los que van hasta allí. « Meeec », mentirosillos, normalmente siempre hay buses locales cada media hora o una hora máximo.
Si llegas de madrugada y coges un tuc tuc, buena suerte con la negociación. Quizás os conviene dormir en Negombo y al día siguiente coger un bus a Colombo.

Nosotros concretamente cogimos el express para la ida y el no express para la vuelta y éste es el resumen:

Aeropuerto – Colombo (Pettah Bus Stop)

  • Bus número 187
  • Total trayecto: 33 km
  • Precio bus express: 120 LKR
  • Duración: 50 minutos

Colombo (Pettah Bus Stop) – Aeropuerto

  • Bus número 240
  • Total trayecto: 40 km
  • Precio bus con paradas: 56 LKR
  • Duración: 2 horas y media!!! (Is this real life? Yes, it was real!)

Supongo que la duración del trayecto depende del tráfico, si es hora punta o no. Pero el bus con paradas se nos hizo eterno. No pensábamos tardar 2 horas y media en hacer 40 km, pero sí, ¡todo es posible!

Sobre todo, no tengas prisa, relájate y no te estreses pensando en que una tortuga coja y sin GPS podría llegar antes que tú en bus. Llegar, llegarás.

En este caso mereció la pena coger el express, y desde luego si no eres muy tiquismiquis, y quieres economizar, muévete siempre que puedas en bus local. No están tan mal (la mayoría), y así te empaparás más de la vida local. Nada de buses turísticos.

Bus local en Colombo
Bus local en Colombo

¿Qué ver en Colombo? Descubre su encanto

Al principio el ambiente nos resultó bastante agresivo para nuestros sentidos, poco acostumbrados a todo ese ruido, los olores intensos, el tráfico caótico, gente hablándote por todos lados… Sin embargo con un poco de perspectiva y habiendo estado un mes en la isla y varias semanas en India, aquello nos parece bastante tranquilito a día de hoy.

Además, una vez que te acostumbras al tráfico, llegas a darte cuenta que existe una cierta organización dentro del desorden. La clave es dejarse llevar por el movimiento, no buscarle explicación a las cosas que parecen incoherentes y seguir el ritmo de los demás.
Literalmente, si quieres cruzar una calle, no te lo pienses demasiado, o estarás toda la vida esperando a que alguien se pare para que pases. Casi no hay semáforos, y los pocos que hay, normalmente no se respetan del todo. Si cruzas, y pones la mano en señal de que vas a cruzar, se paran.

Regla para cruzar la calle: lanzate a la carretera y con un poco de suerte los vehículos se pararán antes de atropellarte.
Regla para cruzar la calle: lanzate a la carretera y con un poco de suerte los vehículos se pararán antes de atropellarte.

Una vez que te armas de valor, empiezas a descubrir el encanto de esta antigua ciudad colonial. Hay muchos lugares emblemáticos que visitar en esta urbe llena de historia, pero lo que nosotros preferimos es perdernos por sus calles y rincones.

Estas son algunas de las opciones que recomendamos:

  • Alejarse un rato de las carismáticas calles y mercados para visitar uno de los numerosos templos budistas que hay por toda la ciudad. Nosotros visitamos el templo de Gangaramaya (Entrada 300 LKR por persona), uno de los templos budistas más antiguos de Sri Lanka. Es un sitio muy tranquilo y lleno de paz donde conviven decenas de monjes. La foto de portada de este artículo con los Budas en posición de meditación es del techo del mismo templo.
    La misma entrada da acceso al templo Seema Malaka situado en el centro del lago Beira. Para acceder a él, hay que pasar por el puente que se encuentra a unos metros. Si os piden pagar entrada, le enseñáis la otra entrada y os dejaran pasar sin problema.
Estatuas de Buda en el templo Seema Malaka
Estatuas de Buda en el templo Seema Malaka
  • Caminar en el viejo barrio de Colombo Fort entre sus edificios coloniales, como el hospital holandés o Old Dutch Hospital que es considerado el edificio más antiguo de la ciudad y que a día de hoy se ha transformado en un centro comercial.
  • Tomar un buen baño de muchedumbres en el abarrotado barrio de Pettha. No os podéis perder este auténtico mercado a cielo abierto, mucho más barato que el resto de comercios y donde puedes encontrar cualquier cosa. Probablemente sea el barrio más animado de todo Colombo.
  • Pasear hasta el final del 2nd Cross Street (sin salir del barrio de Pettha) y contemplar entre las tiendas, los stands y la gente, la gran mezquita roja de Jamil Ul-Afar. Es realmente impresionante en persona.
Mezquita de Jamil Ul-Afar
Mezquita de Jamil Ul-Afar
  • Mirar el atardecer desde el paseo marítimo de Galle Face, un espacio verde donde te puedes relajar mirando las olas y cenando en uno de los numerosos stands o restaurantes de cocina local. Éste es uno de los lugares preferidos de los esrilanqueses para pasear en familia, hacer deporte y volar cometas… Un sitio muy chulo lleno de vida y de comida deliciosa.

Algunos consejillos útiles

  • En los templos hay que entrar descalzos, y con los hombros y rodillas cubiertos. Si hace mucho calor, el suelo estará ardiendo, asique puedes llevar unos calcetines en la mochila para no quemarte las plantas de los pies.
  • La red móvil funciona bastante bien en todo el territorio. Se puede comprar una tarjeta SIM de prepago nada más llegar al aeropuerto y te la activan inmediatamente. Todos los operadores tienen su stand en la terminal y es de lo más sencillo. Nosotros optamos por la compañía Etisalat ya que ofrecía la tarifa más económica y con una buena cobertura. La verdad es que no hemos tenido ningún problema con ellos.
  • En los trayectos en tuk-tuk ou taxi, siempre SIEMPRE acuerda el precio antes de subirte. Evitaras muchos problemas a la hora de pagar cuando te pidan un precio 10 veces superior a la tarifa normal. Un consejo práctico que permite ahorrar tiempo y muchas veces dinero es utilizar la app Uber, que está disponible en Colombo. Si no tienes cuenta puedes crear una siguiendo este enlace y tendrás 5 € gratis en el primer viaje.
  • Para evitar que el viaje sea un drama, como en muchas otras ciudades del mundo, hay que tener cuidado con los carteristas. Nunca dejar las pertenencias sin vigilar y no llevar nada de valor en bolsillos que no cierran. Recomendamos no llevar el pasaporte original diariamente, mejor hacer una copia y llevarla siempre contigo.
  • Desde Colombo, puedes llegar en tren o bus a cualquier punto de la isla. No dudéis en pedir consejo en el Tourist Information Office de la estación de Colombo Fort si queréis información sobre los horarios de los trenes o sobre como planificar vuestro itinerario. Allí nos dieron algunos consejos útiles para nuestro itinerario de 30 días en Sri Lanka. Por cierto, si queréis verlo ¡está aquí! Si os dejáis llevar, estamos seguros que Colombo os va a gustar ¡Pero atentos que lo mejor está por llegar!